Nuestras Razones

Pareciera que, cada día, nos levantamos con la noticia de un nuevo atropello a ciclistas. Pareciera que va más rápido el aumento de los accidentes que las respuestas de las distintas administraciones públicas para evitarlos. No queremos que este acto sea solo de denuncia, homenaje a las víctimas y de petición de justicia, también queremos expresar y gritar bien alto que la bici no es peligrosa, que la bici salva vidas.

 

Usar cotidianamente la bicicleta permite una mejor forma física y psicológica de quien la usa y el ahorro en emisiones contaminantes. Montar en bici contribuye claramente a elevar la salud del ciclista y de toda la población de su entorno. Reduce las enfermedades asociadas a la contaminación y muertes prematuras. Pero no solo salva vidas, también reduce el gasto sanitario, el energético, el de infraestructuras, el familiar, crea empleo, crea riqueza y, sobre todo, crea felicidad.

 

Necesitamos ciudades pacificadas y calles habitables donde se promueva la convivencia; ciudades 30; una política seria que desincentive y reduzca el uso de los vehículos a motor a favor de los desplazamientos a pie, en bici y transporte público; vías seguras que nos permitan desplazarnos en bicicleta con comodidad y eficacia; una mayor vigilancia de las infracciones que supongan peligro manifiesto para la integridad física; campañas en positivo de promoción de la bicicleta; una mayor, mejor y más comprometida formación vial y un impulso al Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta que haga de la bici un vehículo preferente y dotado de medidas que hagan de ella un verdadero medio de transporte al alcance de todas las personas.

 

Madrid es una de las ciudades más importantes de Europa. Pero los municipios de la corona metropolitana no tienen accesos seguros al centro. Facilitar la llegada y la circulación en bicicleta es una manera de reducir el duro impacto del vehículo privado sobre la ciudad. Pero no nos pidan que nos convirtamos en héroes cada mañana. Pedimos que se busquen fórmulas para que la gente normal pueda llegar de una manera normal a sus trabajos, a comprar, al ocio, en bicicleta.

 

Esta marcha lleva años realizándose en el marco de la Semana Europea de la movilidad para reclamar un acceso seguro a Arcentales que se prometió en 2004. Trece años después, el entorno de la M-201 está completamente desarrollado y muy urbanizado. Ayer la ciudadanía de Coslada y del este de Madrid pudimos comprobar cómo cada partido que se juegue en el nuevo Estadio Metropolitano va a significar un problema serio de movilidad. Un estadio del siglo XXI rodeado de accesos propios del XX. No nos resignamos a haber perdido una nueva oportunidad para la conexión segura bici-peatón Coslada-Arcentales. Ahora más que nunca es necesario poner todas las fuerzas para conseguirla.

 

Y mientras, en la ciudad, es necesario que los gobiernos municipales demuestren que están con la bici. No como problema, sino como solución. Aún vemos que en Coslada falta señalización, se quitan pasos seguros, se colocan jardineras en recorridos ciclistas. Es necesario demostrar que se está con la bici y es necesario demostrarlo ya.

 

Estamos aquí para decir ¡basta de atropellos!. Pero también decir alto y claro que, por las personas ciclistas y por la ciudad, hay que hacer políticas activas de fomento de la bici y hay que garantizar la seguridad de quienes hemos decidido no atascar y no contaminar.

 

¡BASTA YA DE ATROPELLOS A CICLISTAS!